image

Patria es la tierra que amamos,
la tierra donde nacimos;
son los besos de mamá,
son los besos de papá
y de nuestros hermanitos.
Patria es la bella bandera
y la canción que aprendemos
para decirle lo mucho,
lo mucho que la queremos.
Patria es la linda casita
donde están papá y mamá.
Patria es la tierra que amamos.
Patria es nuestro Panamá.

Hersilia Ramos de Argote

Del Libro:
Antología de poemas
para niños y adolescentes
1980

Noviembre es el mes de la patria en Panamá y los panameños celebran acontecimientos importantes los días 3, 4, 5, 10 y 28 del mes. Para rendir honores, el país se viste de rojo, blanco y azul, resuenan los tambores en las calles y las madrugadas se despiertan al ritmo de las dianas, música ejecutada tradicionalmente en horas de la madrugada de días festivos, por bandas de música de escuelas o cuerpo de Bomberos. Paralelamente, en la blogósfera los panameños también comparten sus sentimientos, su amor por el país y su visión acerca de su identidad y lo que significa hacer

patria.
Contrapunto es un blog panameño muy activo y sus autores han dedicado imagevarias entradas a estas celebraciones. Comenzando el 3 de noviembre, cuando se celebra la Separación de Colombia, Ariel Moreno –autor de Global Voices– comparte cómo esta es una parte de la historia panameña un poco borrosa; que como toda historia, tiene dos puntos de vista, el panameño y el colombiano en este caso. Ariel resalta que 107 años después, los panameños celebran:

la oportunidad que tenemos de ser un país independiente, una nación joven que lentamente sigue forjando su futuro. Ojala que dentro de ciento siete años más el porvenir haya dejado de ser una palabra para los eslóganes de campaña política y sea una realidad y podamos ver hacía nuestra historia con la frente en alto porque hemos justificado nuestra razón de ser un país, nuestra razón de ser Panamá.

Desde el interior del país, Milciades Pinzón Rodríguez, en su blog Sociología de Azuero, aprovecha las fechas para analizar otro aspecto de la historia panameña, señalando que en Panamá, desde fechas tempranas se fueron forjando dos países dentro de uno:

De una parte el Panamá Transitista que respondía a interés foráneos, expresado en el eje colonial de Nombre de Dios-Portobelo-Panamá y, esa otra parte que por algún motivo se denominó el Interior Panameño; vale decir, las circunscripciones administrativas ubicadas al oeste de la Ciudad de Panamá, a las que debemos añadir, el Darién histórico, hacia el este.

Plantear la situación ístmica de esta manera supone reconocer implícitamente la existencia de dos mentalidades. La una mercurial, directamente dependiente de la economía mundial y, la otra, menos cosmopolita, más rural y forjadora del alma cultural del panameño; la que tendrá que cargar con la cultura nacional, material e inmaterial, que a la postre forjará la panameñidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s