Frases memorables -Mario Benedetti

Mario Benedetti trabajó en múltiples oficios antes de 1945, año en que inició su actividad de periodista en La MañanaEl DiarioTribuna Populary el semanario Marcha, entre otros

Integrante de la Generación del 45 junto a eminencias como Idea Vilariño y Juan Carlos Onetti, Benedetti falleció en el 2009 dejando en el mundo una multitud de poemas, ensayos, novelas, artículos periodísticos e, incluso, canciones.

Aquí algunas de sus frases más célebres :

1. “Qué buen insomnio si me desvelo sobre tu cuerpo”.

2. “Si el corazón se aburre de querer para qué sirve”.

3. “No sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices”.

4. “Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo”.

5. “Yo no sé si Dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda”.

6. “Mi estrategia es que un día cualquiera no sé cómo ni sé con qué pretexto por fin me necesites”.

7. “¿Cómo compaginar la aniquiladora idea de la muerte con este incontenible afán de vida?”.

8. “Compañera, usted sabe que puede contar conmigo, no hasta dos o hasta diez sino contar conmigo”.

9 “El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual. Es, cómo podría explicarte, un puño de vida”.

10. “Defender la alegría como una trinchera, defenderla del escándalo y la rutina, de la miseria y los miserables, de las ausencias transitorias y las definitivas.

Anuncios

Tal día como hoy nace 

​Tal día como hoy nace Mario Benedetti, escritor, dramaturgo y poeta uruguayo. Figura relevante de la literatura uruguaya de la segunda mitad del siglo XX y uno de los grandes nombres  de la literatura hispanoamericana.  Sus obras: La tregua y Gracias por el fuego, fueron adaptadas para la gran pantalla, y diversos cantantes contribuyeron a difundir su poesía.

El Psicoanalista -John Katzenbach 

«Feliz aniversario, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte.» 

Así comienza el anónimo que recibe el psicoanalista Frederick Starks, y que le obliga a emplear toda su astucia y rapidez para, en quince días, averiguar quién es el autor de esa amenazadora misiva que promete hacerle la vida imposible.

 De no conseguir su objetivo, deberá elegir entre suicidarse o ser testigo de cómo, uno tras otro, sus familiares y conocidos mueren por obra de un psicópata decidido a llevar hasta el final su sed de venganza.

 Dando un inesperado giro a la relación entre médico y paciente, John Katzenbach nos ofrece una novela emblemática del mejor suspense psicológico.

El libro habla del doctor Ricky Starks, un Psicoanalista veterano y viudo que, el día de su cumpleaños 53, recibe una carta misteriosa que empieza “Feliz cumpleaños, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte.” El autor de la carta, que firma como Rumplestiltskin, dice formar parte de su pasado y haber sufrido por su culpa, por lo que planea una venganza muy bien calculada para hacerle la vida imposible. Esa venganza consiste en hacer que Ricky se suicide dentro de los próximos 15 días o, de otra manera, sus familiares correrían peligro. Hay una sola forma de salvarse: adivinar la identidad de Rumplestiltskin. Ricky se ve obligado a correr una carrera a contrarreloj para salvar su vida mirando como, en solamente 15 días, su vida social, financiera y laboral es destruida por Rumplestiltskin y sus secuaces

Biografias – JK Rowling

Biografias – JK Rowling
creative-process-
La escritora británica Joanne Kathleen Rowling se ha hecho célebre por su serie de novelas dedicadas a las aventuras de Harry Potter, que se ha convertido en uno de los mayores fenómenos literarios de la historia.
Las aventuras del héroe infantil Harry Potter, niño huérfano con poderes mágicos capaz de evadirse a voluntad a un mundo de fantasía, consiguieron batir todos los récords de ventas en la literatura del género, aunque muchos críticos se mostraban reacios a encasillar los libros de Rowling como cuentos para niños, como ocurriera con el famoso Tom Sawyer de Mark Twain.
La persona que ha hecho posible que muchos niños y adolescentes prefieran leer un libro a pasar las horas muertas delante del televisor es una tímida británica que se propuso escribir siete entregas de la serie, que equivalen a los cursos que el protagonista debe superar en la escuela de magia y hechicería a la que asiste cuando se escapa de la horrible realidad cotidiana en casa de sus mezquinos tíos.

Según algunos críticos literarios, la autora logró crear en sus novelas una inquietante atmósfera atractiva a los ojos de lectores de muy diversa condición y edad, a partir de influencias reconocibles en los libros de escritores británicos como Enid Blyton, Richmal Crompton o el danés Roäl Dahl. Pero, paradójicamente, ella misma afirmaba que nunca pretendió escribir fantasía y que la idea le surgió a partir de sus propios recuerdos de la infancia. Prácticamente desconocida y con problemas económicos en la primera mitad de la década de los noventa, cuando vivía de una modesta pensión como desempleada, se ha convertido en una mujer rica y popular en Europa y sobre todo en Estados Unidos, donde multitudes de niños acompañados por sus padres soportan largas colas en las librerías para hacerse con las últimas aventuras del pequeño mago.

La infancia que nutrió a Potter

Joanne Kathleen Rowling nació el 31 de julio de 1965 en la pequeña localidad británica de Chipping Sodbury, cerca de Bristol, en el suroeste de la isla. Debido al trabajo de su padre, Peter, ingeniero de la compañía Rolls-Royce casado con Anne, una escocesa con raíces francesas, su familia tuvo que cambiar de residencia en varias ocasiones durante la infancia de las pequeñas Jo y Di, cariñosos apelativos familiares de la futura novelista y su hermana menor, Dianne.

Tras una breve estancia en Yate, se mudaron a Winterbourne, siempre sin alejarse de los suburbios de Bristol, entorno en el que se forjaron los primeros recuerdos de la imaginativa niña, que pasaba horas compartiendo sueños y fantasías con su hermana. Lectora y escritora precoz, entusiasta aficionada a devorar novelas para adultos, a los seis años ideó un conejo que tuvo el honor de ser su primer héroe en un cuento que tituló Rabbit.

jk rowling

En Winterbourne las niñas hicieron amigos entre el vecindario; uno de ellos se llamaba Ian Potter. Aficionada a adoptar nombres extraños para los protagonistas y lugares de sus novelas, muchos años después Joanne tomó prestado ese apellido para dar vida a su famoso personaje. Cuando Jo tenía nueve años, los Rowling hicieron realidad su sueño y se mudaron a un área rural del condado de Gwent llamada Forest of Dean, núcleo de población cercano a Chepstow, donde las dos hermanas descubrieron el placer de jugar en los verdes campos británicos próximos al río Wye.

La tenaz profesora de francés pasó muchas tardes de su vida escribiendo «para sí misma» en un cálido café próximo a un pequeño apartamento sin calefacción en el que malvivía con su hija. Finalmente, la infatigable novelista logró una beca del Scottish Arts Council que le permitió concluir, cinco años después de empezada, la que entonces era la obra de su vida: Harry Potter y la piedra filosofal.

El éxito

Recorrió sin éxito con la copia mecanografiada por ella misma editoriales del prestigio de Penguin y Harper Collins, hasta que en 1997 consiguió por fin que la prestigiosa firma británica Bloomsbury publicara el libro. Pocos meses después, Scholastic Press compró los derechos de la novela para Estados Unidos, por una suma superior a los 14,5 millones de pesetas, una cifra muy importante para un libro infantil. Rowling empezó a ser popular en su propio país, y durante los primeros meses se vio ampliamente superada por la situación, sin poder escribir ni una sola línea.

A punto de acabar el segundo libro de la serie, entró en una fase crítica y llegó a pensar que estaba escribiendo «basura», según confesaría tiempo después en una entrevista. Nada acostumbrada a manejar semejantes sumas de dinero ni a la presión de los medios de comunicación, Joanne se bloqueó y tardó en adaptarse a la nueva situación, hasta el punto de verse obligada a modificar su sencillo estilo de vida. Tuvo que dejar de escribir en el mismo café debido al acoso de admiradores y curiosos, que convirtieron el local en lugar de peregrinación, y adoptó una postura defensiva frente a las intromisiones en su vida privada. Después decidió dejar las clases definitivamente para dedicarse por entero a lo que siempre había anhelado: escribir.

La publicación de su primer libro -firmado con las iniciales J. K. por consejo de los editores, recelosos de que los niños no quisieran leer un libro sobre un chico escrito por una mujer- supuso un giro mágico en su vida. La realidad del extraordinario éxito superó ampliamente todas las expectativas de las editoriales británica y estadounidense que lo habían publicado. Las posteriores ediciones de los siguientes libros de la serie (Harry Potter y la cámara secreta y El prisionero de Azkabán) reafirmaron el éxito inicial y dieron lugar a un fenómeno literario, al que la prensa denominó «pottermanía».
harr
Condecorada con el título de Oficial del Imperio Británico y convertida en la persona que ocupa el tercer lugar por volumen de ganancias en su país, según un listado de la prestigiosa revista Forbes, Joanne trató de mantener contra viento y marea su discreto estilo de vida. Todas las mañanas siguió llevando a su hija al colegio siempre que las giras promocionales de sus novelas se lo permitían, y procuró escribir los restantes libros de Harry Potter en otros cafés de Edimburgo, lejos del acoso de los periodistas.

Biografías. John Katzenbach 

En realidad tengo muchos problemas. Grandes y pequeños. Y no sabía a quién recurrir. Ya no hay demasiada gente en quien confíe, así que pensé en ti.. El Estudiante 

Es hijo del conocido abogado estadounidense Nicholas Katzenbach. Fue periodista hasta el año 1987, cuando decidió dedicarse por completo a la tarea de escritor. 

Los salmones son peces psicóticos. Admiro al salmón porque comprende lo que significa ser empujado por fuerzas que los demás no pueden ver, sentir ni oir; y percibir la obligación de un deber más importante que uno mismo

 

Ha trabajado como cronista para The Miami Herald y Miami News y ha sido colaborador, entre otras, de publicaciones periódicas como The New York Times, The Washington Post y The Philadelphia Enquirer.

Ha publicado once novelas, todas grandes éxitos de venta, y algunas han sido adaptadas al cine: Juicio final, protagonizada por Sean Connery y Lawrence Fishburne, Al calor del verano, con la participación de Kurt Russell y Andy Garcia y La guerra de Hart con Bruce Willis y Colin Farrell. Su novela El Psicoanalista, publicada en 2002, es su libro más popular, aunque todos sus libros se han instalado como referentes del thriller psicológico.


 Suma de Letras publicó en 2008 Un asunto pendiente, de impresionante éxito en castellano.

Según el propio autor, sólo lo externo lo define como un hombre normal: le gusta la vida en familia, tiene dos hijos, un perro y le gusta pescar. Pero su paisaje interior está repleto de aventuras y conflictos.